viernes. 12.07.2024
ÉL TAMPOCO

Nadie quiere a Joao Félix en el avión de la gira del Atlético

Esta martes 24 de julio el Atlético de Madrid comenzará la gira de pretemporada, que le llevará a Corea del Sur, México y Estados Unidos. Y a sólo unas horas de ese viaje, existen todavía enormes dudas sobre qué hacer con Joao Félix. Nadie desea al portugués en el avión de la expedición rojiblanca. Ni sus compañeros, ni el cuerpo técnico, ni la dirección deportiva. Tampoco Joao lo desea.
Joao Félix / Foto. IG
Joao Félix / Foto. IG

La situación no puede ser más desagradable. Quedan pocas horas para que el Atlético de Madrid despegue de la capital de España rumbo a Corea del Sur, México y Estados Unidos y no se sabe a ciencia cierta todavía qué es mejor respecto a la situación de Joao Félix, si dejar al jugador entrenando en la Ciudad Deportiva de Majadahonda o incorporarlo a la expedición de la primera plantilla del Atlético.

Nadie en el equipo desea que Joao se suba al avión que este lunes 24 de julio despegará desde el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid barajas rumbo al Aeropuerto Internacional Incheon, en Seúl, la capital surcoreana, donde el Atleti disputará un triangular con el Manchester City (30 julio) y una selección de jugadores de la liga coreana (27 julio).

En los días pasados se ha podido comprobar cómo el hartazgo del resto de compañeros con Joao es manifiesto, con algún enfrentamiento directo que casi llega a más, como el de esta semana con Thomas Lemar, cuando el portugués le arrojó al francés el peto y Lemar se revolvió, teniendo que ser frenado por Marcos Llorente, para que la situación no terminara en algo peor.

La misma situación irreconciliable pervive con Simeone. También los dueños del club han tirado la toalla de manera definitiva con el portugués y lo único que desean ya es poder venderlo lo antes posible y por la cantidad de dinero menos perjudicial para las arcas de la entidad que se pueda.

EL JUGADOR

Tampoco Joao Félix desea subirse a ese avión. Hace bastante tiempo que su cabeza está fuera del Atlético de Madrid. El problema es que ni su comportamiento facilita la relación interna en el vestuario hasta hallar un equipo que pueda ficharlo -ejemplo, las declaraciones realizadas afirmando que siempre ha querido jugar en el FC Barcelona-, ni la displicencia con que se muestra en los entrenamientos, ni su poco recomendable presencia en las redes sociales -él o su entorno- favorecen las cosas.

A ello se une que entre los grandes equipos de Europa a los que aspira marcharse Joao Félix cada vez empieza a calar con mayor intensidad la sensación de que, pese a su indiscutible calidad diferencial, Joao lleva colgada la etiqueta de 'jugador problemático'.

Esa posible toxicidad es tenida muy en cuenta en las dinámicas híper profesionalizadas del fútbol presente, en las que la armonía programada de los equipos constituye un componente elemental a la hora de diseñar las temporadas.

EVITAR LA DEVALUACIÓN DE JOAO

Si existe consenso, por tanto, en que la participación de Joao Félix en la gira internacional de verano sería desabrida y nada deseada, la coincidencia de opinión abarca igualmente otra realidad: dejar en Madrid a Joao contribuiría a devaluar la cotización del jugador.

A sólo tres semanas de que el Atlético arranque LaLiga (14 agosto, frente al Granada), exhibir las imágenes de un Joao Félix entrenando en solitario en el Cerro del Espino no contribuirían demasiado a alcanzar los al menos 100 millones de euros que el Atleti pide para vender al portugués o, llegado el caso, al menos una nueva cesión por alrededor de 20 millones de euros (el sueldo del jugador, más una cantidad en concepto de préstamo por el coste de su amortización).

Por el contrario, que Joao acompañe al resto de la expedición por Asia y América tal vez pudiera alentar el apetito de alguno de los clubes europeos con músculo suficiente para su fichaje, aunque claro, para eso Joao debería jugar y hacerlo con ganas, dos circunstancias poco probables: ni Simeone tiene demasiadas intenciones en alinearlo, ni al portugués se le presupone el hambre necesaria para revertir esta situación.

Junto a todo ello, siempre queda el temor de una fatalidad en lo que ni siquiera se desea pensar, que el jugador pudiera lesionarse durante este gira veraniega, lo que complicaría aún más el escenario para encontrar una salida de Joao Félix de la casa rojiblanca.

Nadie quiere a Joao Félix en el avión de la gira del Atlético