viernes. 12.07.2024
Correa y Llorente, goleadores / Foto: ATM
Correa y Llorente, goleadores / Foto: ATM

Regreso al Metropolitano y vuelta a la senda de la victoria. El Atlético de Madrid arrolló a la UD. Las Palmas en un partido en el que triunfó la delantera B del equipo y en el que triunfó, desde el inicio, el planteamiento táctico de Simeone. Marcaron todos los delanteros sobre el campo, una gran noticia a pocos días de que el Atleti se enfrente al Inter sin el concurso del lesionado Morata. Sí jugará Griezmann en Milán y lo hará descansado porque vio todo el partido desde el banquillo, al que llegó con una gorra gigante de los Chiefs de la NFL americana. Así de confiado estaba en sus compañeros.

ROTACIONES Y DELANTERA B

La situación en el campeonato de Liga no invita a la relajación pero Simeone hizo una sorprendente apuesta dentro de las rotaciones previstas para afrontar con seguridad el próximo reto de la Champions, este martes. Dejar fuera del campo a Griezmann siempre es restar. Inventarse como delantero a un jugador, Marcos Llorente, que se desempeña habitualmente como extremo, carrilero o centrocampista, tampoco parecía una garantía. Y acompañarlo del último de los delanteros a los que recurre del banquillo, Ángel Correa, menos.

Pero todo salió bien desde el principio. Para empezar porque Javi Muñoz evitó un disgusto mandando un balón a la cruceta y no a la red, tras fallo de Savic, que bien pudo significar el 0-1. A partir de ahí, todo fue el Atleti. Pronto se vieron las intenciones de Simeone con su improvisada delantera. Llorente y Correa tenían orden de presionar con intensidad la irrenunciable salida de balón de los de García Pimienta. Y si habitualmente Las Palmas domina esa situación, en este caso se le vieron las costuras. Mucho mérito tuvieron en ello los delanteros rojiblancos.

LLORENTE Y CORREA, LANZADOS

No precisó el Atleti proponer ni crear mucho fútbol. Se limitó a ejercer una muy buena presión para dejar que fuera la propia Las Palmas la que se fueran dando tiros en el pie mientras acumulaban minutos de posesión inútil cerca de sus dominios. Correa no fue capaz de aprovecharlo por dos veces a los pocos minutos de iniciarse el partido. Se lo dejó todo para más adelante, como si quisiera empezar la exhibición ejerciendo de asistente. El primer gol llegó con una dejada suya de tacón de la que se aprovechó Llorente.

El segundo, del mismo autor, también llegó tras un robo y asistencia del argentino. La dupla Llorente-Correa inventada por Simeone respondía de este modo a la valiente apuesta del técnico: cumpliendo. Como los defensas de Las Palmas se empeñaban en seguir errando a la hora de sacar el balón, Correa siguió a lo suyo, robando pelotas ajenas. Él inició la jugada del tercer gol, que empezó fallando ante Valles y acabó rematando a gol un balón llovido del cielo que le mandó Koke. Estrenaba su casillero con el remate más difícil de todos los que tuvo.

El cuarto también lo marcó Correa, de penalti. Lo forzó Samuel Lino que poco antes había tenido una clara oportunidad fallada, y que esta vez fue claramente trabado en su pierna de apoyo cuando se disponía a probar por segunda vez los reflejos del portero. El VAR, tras revisión exhaustiva y llamada al monitor, resultó clave para la concesión de un penalti que no había visto el colegiado de campo a unos tres metros de la jugada.

MEMPHIS SE SUMA A LA FIESTA

El último gol, cerca del final del partido, se lo inventaron dos de los jugadores que salieron de refuerzo. Riquelme ofreció una extraordinaria asistencia  filtrada a Memphis Depay que batió por alto a Valles. Ningún delantero quiso irse sin marcar, sólo faltaba que lo hiciera Griezmann desde el banquillo. La otra misión hoy era intentar dejar la portería a cero. Si en la primera parte fue el palo el que evitó el gol de Las Palmas, en el último minuto fue Oblak el que sacó una extraordinaria mano ante un disparo cruzado de Marc Cardona.

Con esta victoria, el Atleti se coloca tercero a la espera de lo que haga el Barcelona an Vigo, y coge distancia sobre el Athletic que el lunes se mide al Girona. Tres puntos para seguir optando a los objetivos en Liga, goleada para coger confianza ante el partido de Milán, y descanso para las figuras que más lo necesitan. Pleno del Atleti ante Las Palmas.

La delantera B de Simeone se ceba con Las Palmas